Robotánica: verduras de chinampas y amor por la tierra

Robotánica es un proyecto de agricultura agroecológica ubicado en la zona chinampera de Xochimilco, al sur de la Ciudad de México. En una de las ciudades más pobladas del mundo, todavía queda espacio para la cosecha lacustre como en tiempos prehispánicos.

Una chinampa es un terrenito construido en un lago en el que se superponen una capa de piedra, otra de cañas y otra de tierra. Es muy rico para cultivar verduras y flores. En épocas prehispánicas era el sistema de cultivo empleado en casi toda la zona lacustre de la Ciudad de México, ahora es una práctica casi en desuso. Además de permitir que llegue verdura fresca y local a sus consumidores, esta práctica ayuda a conversar la estabilidad del suelo de la zona (muy importante durante los temblores).

“Es normal que el suelo tenga movimientos, pero la Ciudad de México es un caso atípico porque está construida sobre un lago. Eso en sí mismo hace que al estar sobre un terreno relativamente lodoso, se hunda más. Si a eso sumamos la extracción de agua del acuífero y el peso propio del medio construido, se acelera el proceso de subsidencia”

Elvia Martínez Viveros de Centro de Investigación en Ciencias de Información Geoespacial (Centrogeo) para Animal Político

La cerámica y la Robotánica 

“Para cualquier ceramista la tierra es un vehículo del pensamiento creativo, una aliada para la expresión y una doctora de muchos males mentales y físicos. Me da risa porque actualmente utilizo tierra hasta en la cara, en la comida, en el taller y en el estudio.” Platica Montserrat Ayala, fundadora de Sumario Tierra y parte del equipo multidisciplinario de Robotánica. Añade “Siempre estoy rodeada de cubetas con lodo, supongo que muchos de los que están leyendo esto, también. ¿Han sentido alguna vez cómo la tierra cura?”.

Montserrat se formó en artes plásticas y la tierra ha sido su principal objeto de estudio, ya sea en forma de cerámica, instalación, ensayo o cosecha. Por ejemplo, en “Lab de tierras” experimentó con muestras del sueldo para probar sus actitudes cerámicas. Tierras que vienen de las calles, camellones, parques de la ciudad de México y de algunas otras de estados del interior de la república como Zacatecas. Los resultados son sorprendentes. 

“Al comenzar con el estudio del barro siempre se recomienda ir al campo, a las orillas de un río o un estanque. Se habla de lugares privilegiados para la recolección de éste preciado regalo. Cansada de esto, decido recurrir a lo que cualquier entorno (incluida la ciudad) nos brinda constantemente de manera gratuita. Es un buen hábito que como ciudadanos nos interesemos por nuestro espacio, en su desarrollo y bienestar. Ésta actividad se hace entender como un paso hacia el conocimiento de los suelos que pisamos y que conforman nuestro hábitat.”

– Montserrat, Lab de Tierras.

En Robotánica, entre ceramistxs, programadores, biólogxs, agricultores y más, aprovechan los distintos usos y expansiones de la tierra. Además de cosechar verduras organizan visitas a la chinampas y desarollan tecnología de libre acceso para la siembra.

La diferencia entre agroecológico y orgánico

Orgánico es una marca o un sello que requiere de un pago oneroso para obtener su certificación. El término agroecológico es de uso libre y responde a las cualidades naturales de la siembra y la cosecha, es decir, en el sistema agorecológico (al igual que en el orgánico) no se utilizan pesticidas ni fertilizantes, solamente abonos orgánicos que no dañan la tierra, de hecho, la nutren. Por otra parte, a diferencia del monocultivo, en el que solo se siembra una misma planta, en la agroecología se cultivan una variedad, lo cual mantiene el suelo sano y la resiliente y respeta la biodiversidad.

Visitar las chinampas

La visita a las chinampas es completamente distinta a fiesta ruidosa de las trajineras del Xochilmilco. Aquí hay muchas plantas y poca gente. Como mencionaron en local.mx, “acontece en los canales menos transitados, donde todavía queda algo del sereno encanto de la ciudad antigua.”

El paseo de Robotánica incluye viaje en lancha, visita a las chinampas con opción a cosechar uno mismo y comida preparada con ingredientes locales. Está pensado para cuatro  a seis personas y dura alrededor de cuatro horas. Para planes personalizado o para más informes pueden escribirles por Instagram.

¿Cómo pedir las verduras?

Por Whatsapp, Telegram o web se puede pedir la mezcla de verduras o pedir cada verdura por separado. Los productos cambian cada semana, pero en general hay lechuga, kale, betabel, acelgas, broccoli, zanahorias, jitomatitos, cilantro… también tienes flores comestibles como lavanda y manzanilla. También se pueden añadir plantas vivas (hiedra, alcatraz, nochebuena, ahuejote, ect…) y costalitos de tierra. Todo llega los lunes, recién salido del campo, y sus empaques son biodegradables.

Un porcentaje de sus productos va para la fundación Comisión Unidos Vs. Trata AC, dedicada a combatir la trata de personas y a dar apoyo a sobrevivientes.

Contacto:
Instagram: Robotani.ca 
Web: https://robotani.ca 
Pedidos y suscripciones: 5539950449

Gracias por leer <3
Si te gusto la nota, comparte con tus amigxs. #sefeliz 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shopping Cart