#MaestroZimbrón

Consejos del Maestro Zimbrón: ¿Se puede modificar un esmalte para poder ser quemado a otra temperatura?

Estamos muy contentxs que a el maestro Zimbrón se haya sumado a los colaboradorxs de Sumario Tierra con una serie de ejercicios dirigidos a ceramistas en donde elabora consejos prácticos sobre la creación artísticas a partir de la cerámica. 

David Zimbrón Ortiz es un artista mexicano multidisciplinario; su producción incluye exposiciones de pintura, cerámica, esmalte, joyería, collage y arreglos florales. La cerámica ha sido parte esencial de su pensamiento creativo. Como articulista y conferencista ha difundido diversos aspectos relacionados con la cerámica, desde su historia como disciplina artística hasta sus procedimientos físico-químicos y termodinámicas, pasando por aspectos técnicos y de compatibilidad con otros materiales.

#MaestroZimbrón responde:

Una pregunta frecuente: ¿Se puede modificar un esmalte para poder ser quemado a otra temperatura?

La respuesta simple es: “Algunas veces se puede; otras, no”.

Estudio de un caso en que no es posible: Adolfo comentó: “Traté de hacer el esmalte rojo de hierro y no me quedó; salió negro”. La respuesta a este caso en particular es la siguiente:

¿Qué fenómeno produce el color rojo en este esmalte?

Se trata de un esmalte saturado de óxido de hierro que se introduce en forma de cristales de hematites (Fe2O3) u óxido de hierro rojo. Al incrementarse la temperatura, este óxido comienza a disolverse dentro de la matriz del vidrio conformado por los materiales de base, pero se disuelve poco.

Para lograr producir el color rojizo se necesita que la mayor parte del óxido de hierro se disuelva en la matriz de vidrio al punto de sobresaturarla, de manera que, al ir enfriando, esta matriz ya no pueda retenerlo todo y, consecuentemente, lo exsude hacia la superficie. Ello sucede alrededor del cono – 8 (1245° – 1260° C), pero no, antes.

Otro factor importantísimo es la presencia de fósforo (introducido en forma de fosfato tribásico de calcio – o ceniza de huesos –) que actúa como un poderoso desmineralizador, impidiendo que los cristales exsudados de óxido férrico sintericen y formen cristales de mayor tamaño que se tornan violetas, marrón o negro, es decir, que la extremada finura de los cristalitos de óxido de hierro, de color rojo naranja, no se pierda.

ADVERTENCIAS IMPORTANTÍSIMAS

SOLUCIÓN AL PROBLEMA:
Cuando busque lograr un buen color rojo en este esmalte denominado “kaki”, quémelo siempre a una temperatura igual o superior al cono 8, para que el fenómeno se produzca con suficiente eficacia.La procedencia y características del fosfato tricálcico pueden provocar variaciones en el acabado de este esmalte. Por ejemplo, la ceniza de huesos natural produce un naranja más encendido y terso que el fosfato mineral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *